Beneficios Contables

Significado de los beneficios contables

 

Los economistas definen los beneficios como el flujo de tesorería más la variación en el valor de los activos de la empresa. Pero sabemos, después de haber examinado el comportamiento de los precios de las acciones, que los valores de los activos fluctúan amplia e impredeciblemente de un año para otro. Así, parece como si los beneficios publicados por la empresa siguieran una trayectoria más suave que los beneficios económicos. 

Los contables no tratan realmente de seguir la pista de los beneficios económicos año tras año. Parecen mucho más interesados en mostrar la rentabilidad media a largo plazo de los activos de la empresa. Sin embargo, a menudo no alcanzan tampoco este objetivo. 

¿Cómo se calculan los beneficios contables?

 

Los beneficios contables son diferentes del flujo de tesorería, los contables comienzan con el flujo de tesorería, pero clasifican las salidas de tesorería en dos categorías: gastos corrientes y gastos de capital. Los gastos corrientes se deducen de los beneficios todos de una vez. Los gastos de capital se capitalizan y luego se amortizan durante los años siguientes. 

Un problema difícil para el contable es decidir qué salidas de tesorería han de ser capitalizadas. Cuando una empresa construye una nueva fábrica, hay una salida de tesorería, pero los accionistas adquieren también un activo que probablemente proporcionará mayores flujos de tesorería en el futuro. Por tanto, los contables están dispuestos a tratar tales gastos como inversiones de capital. Pero, ¿qué hay el coste de investigación y desarrollo, la formación de la plantilla o una nueva campaña publicitaria? Estos gastos son también inversiones de cara al futuro, pero los contables a veces no reconocen las inversiones en activos intangibles. Por tanto, deducen estos gastos de los beneficios corrientes. 

Si una empresa de alta tecnología realiza una inversión elevada en investigación y desarrollo (I + D) los estados financieros van a subestimar probablemente los verdaderos beneficios. Pero los inversores reconocen que algunos de estos gastos son realmente una inversión cara al futuro. Por tanto, la acción se vende a un alto precio en relación con los beneficios publicados. Posteriormente cuando la inversión en I +D comienza a ser rentable, los beneficios publicados probablemente empezarán a subir con rapidez. Pero los inversores son conscientes de que la empresa ahora tiene su capital esquilmado. Así, el precio de las acciones no va al mismo paso que los beneficios.

La cuenta de resultados de una empresa muestra los flujos de tesorería de a explotación actuales, pero no muestra el cambio actual en el valor del activo. En lugar de esto los contables establecen un plan de amortización en el tiempo y, excepto en circunstancias excepcionales, se aferran a él. Así, la cuenta de resultados de la empresa refleja, en parte, lo que verdaderamente ocurrió (flujo de tesorería operativo) y, en parte, lo que estaba previsto que ocurriera (amortización del valor del activo). 

Cuando los contables establecen un plan de amortización, no hacen previsiones detalladas sobre cómo es probable que varíe el valor de cada activo, a lo largo del tiempo. En vez de eso, confían en una serie de reglas prácticas ordinarias, tales como la amortización lineal. Si una inversión tarda varios años en ser plenamente rentable, entonces durante los primeros años la amortización lineal sobreestima el probable descenso del valor de la inversión y durante los últimos años lo subestima. Por ejemplo, suponga que un fabricante de papel abre una nueva fábrica. Las grandes fábricas de papel tardan bastante tiempo en alcanzar la máxima eficacia. Por tanto, si la empresa amortiza sus activos linealmente, los estados financieros infravalorarán inicialmente los verdaderos beneficios y las acciones se venderán a un precio elevado en relación con los datos publicados. 

Claro está, las decisiones acerca de qué partidas capitalizar y cómo amortizarlas no son las únicas fuentes potenciales de distorsión de los beneficios. Si se quiere utilizan los beneficios de una empresa como una guía sobre su valor, necesita "normalizar" esos beneficios por las distorsiones temporales debidas a las peculiares técnicas de la contabilidad. 

¿Cómo afecta la inflación la rentabilidad contable?

 

La inflación incrementa el valor de las existencias de productos en curso y acabados. Suponga que es fabricante de ropa. En enero fabrica 1000 trajes de caballero valorados en $300.00 cada un, pero no los vende hasta Junio. Durante este período sus competidores han subido los precios un 6% y usted ha seguido el mismo camino. Así, los productos se venden al final por 300 x 106 = 318. 

Parte de su beneficio en este lote de trajes se pueden atribuir a la inflación mientras los trajes estaban en existencias. Recibe un beneficio por mantener existencias que se cifra en $18.00 por traje. 

Los beneficios por mantener existencias son beneficios al fin y al cabo. Usted estará mejor con ellos que sin ellos. Acertadamente, se incluyen en el beneficio nominal. Sin embargo, no son parte del beneficio real, excepto en la medida en que las existencias se aprecian más rápidamente que el nivel general de precios. 

Hay un segundo problema. Conforme aumenta la inflación, el valor neto contable de los activos fijos queda más y más desfasado - esto es, el valor contable subestima el valor corriente o coste de reposición. Por tanto, la amortización contable es demasiado baja. 

La inflación tiene un tercer efecto sobre los beneficios contables de las empresas que se endeudan. A los prestamistas se les reembolsan dólares futuros inflados, así que para compensar el descenso del valor real de su préstamo exigirán un tipo de interés más elevado. La parte del tipo de interés que compensa la inflación esperada se llama prima por inflación. 

El pago total por intereses, incluida la prima por inflación, se resta del beneficio contable neto de la empresa. Pero el beneficio contable no reconoce la ganancia compensatoria que logran los accionistas a expensas de los prestamistas. Recuerde que los prestamistas se benefician de la prima por inflación, pero ganan porque la inflación disminuye el valor real de su compromiso. El beneficio contable reconoce la pérdida de los accionistas, pero no la ganancia compensatoria. 

Aplicaciones del análisis financiero

 

Suponga que usted es un analista de créditos o un apoderado de préstamos de un banco con la responsabilidad de decidir si una empresa concreta es probable que reembolse sus deudas. ¿Qué puede usted aprender de los estados financieros de la empresa? 

Se pueden comparar los ratios financieros, en lugar de fijarse en un número de indicios separados, puede ser mucho más útil combinar los diferentes fragmentos de información en una única medida de la probabilidad de quiebra. 

Si se van a analizar los estados financieros de una empresa, existe el peligro de verse abrumado por el mero volumen de datos. Esto explica por qué los directivos utilizan pocos ratios significativos para resumir el apalancamiento de la empresa, su liquidez, su rentabilidad y su valoración por el mercado. Hemos descrito algunos de los ratios más populares. 

Estos son algunos consejos para quienes usan ratios financieros: 

  • Los ratios financieros apenas proporcionan respuestas, pero ayudan a formularse las preguntas pertinentes.
  • No hay un modelo internacional de ratios financieros. Cuenta mucho más un poco de lógica y sentido común que una aplicación ciega de fórmulas.
  • Debe ser selectivo en la elección de ratios. Ratios diferentes dicen a menudo cosas similares.
  • Necesita un punto de referencia para apreciar la situación financiera de una empresa. Es corriente comparar los ratios financieros con los ratios de la empresa en años anteriores y con los ratios de otras empresas situadas en el mismo tipo de negocio.

Se puede aprender algo acerca de por qué varían los beneficios de una empresa comparando su historial de beneficios con el de otras empresas. Pero hay que tener cuidado en no extrapolar las tasas de crecimiento de los beneficios en el pasado: los beneficios siguen aproximadamente un recorrido aleatorio.

José Almonacid

Contador Auditor Egresado y Titulado de la Escuela de Contadores Auditores de Santiago, Miembro actual del Colegio de Contadores de Chile A.G., Diplomado en Legislación Tributaria en la Universidad Mariano Egaña, Participación en Seminarios de la Reforma Tributaria, Seminario "Nuevos elementos del FUT ejercicios 2015-2016 e Impuesto Único al FUT" y Actualmente, se encuentra enfocado primordialmente en el libre ejercicio de la profesión con énfasis en temas tributarios y contables.