Cumbre a la vista

La convocatoria corre por cuenta de la IBA, la organizacion mas prestigiosa de abogados en el mundo. La sede corresponde a Chile, y tanto los representantes internacionales como los organizadores locales trabajan a full para que los más de 400 abogados citados a la conferencia regional bianual compartan un evento a la altura de sus responsabilidades.

Dicen que a mediados de abril será difícil encontrar algún abogado en su oficina. El llamado de la IBA (como se conoce a la International Bar Association) los reunirá en el Hotel Sheraton. Sí, aquí en Santiago, sede de la próxima y muy concurrida conferencia regional bianual de la organización legal más importante del mundo.

El encuentro lleva meses de preparación y se espera la asistencia de unos 400 profesionales de la región, atraídos por la mezcla entre temáticas de alto interés y oportunidad de nuevos contactos que ofrece la IBA a sus contertulios. Los últimos balances indican más de 330 abogados ya inscritos para el evento.


En un principio estaba planificada para marzo, pero – como en todas las cosas– el terremoto cambió los planes... pero no el interés, como explica el presidente del organismo, Fernando Peláez-Pier. Este abogado, socio del estudio venezolano Hoet, Pelaez Castillo & Duque, ha tenido una participación activa en la IBA. Organizó el Foro Latinoamericano, que presidió por cuatro años, distinguido como uno de los encuentros regionales más activos. Desde Miami –donde prefirió quedarse unos días luego de que Chávez anunciara la semana de vacaciones por la crisis energética– aborda los asuntos que preocupan a la profesión.


-¿Qué temas están marcando la actividad legal en esta etapa de recuperación económica?


-La crisis financiera que comenzó en 2008 afectó a todos los países en mayor o menor medida, aunque en América latina no fue tan profunda como se esperaba. Hubo sí un impacto no sólo en las economías, sino que también en los abogados. Hoy estamos en una fase de reactivación y, viéndola desde la perspectiva de las industrias o del sector de la abogacía, se incrementó el volumen de trabajo, como también ocurrió incrementó en algunas áreas con la recesión.


-Cada vez hay más operaciones internacionales. ¿Veremos una “globalización” de los abogados, también?


-Si la crisis tuvo un impacto en todos los países, fue resultado de la globalización y eso tiene un efecto en el ejercicio de la profesión. Los abogados están asistiendo a operaciones que no sólo tienen repercusión local, sino regional y mundial. Y normalmente participan en esas operaciones oficinas de abogados de distintos países, lideradas por una firma internacional o por el departamento legal de esa empresa. Ahora bien, eso ha llevado a que existan firmas de abogados internacionales. Lo hemos visto en compañías europeas, principalmente inglesas; norteamericanas o australianas. América latina, sin embargo, no ha tenido este movimiento –excepto Brasil-, porque necesita una reglamentación que permita que abogados extranjeros puedan ejercer en otras naciones. En países donde se ha iniciado, de Europa o Asia, las firmas están autorizadas para tener socios locales, para contratar abogados locales y para ejercer localmente. Y eso se deriva del ordenamiento legal de casa país.


-¿Pero la tendencia va hacia allá?


-Creo que es un movimiento natural, pero que está relacionado con la economía de los países. Tiene que ser una economía que justifique la presencia y la fuerte inversión que implica la instalación de una fi rma en otro país. Este tema se trata mucho en conferencias de la IBA donde existe este movimiento. En mayo tendremos en Copenhague un encuentro de los representantes de los colegios de abogados de todo el mundo, y se va a conversar el caso. Habrá una exposición de Corea, último país que acaba de abrir el mercado legal en Asia; representantes de Singapur, que introdujo hace un par de años una modifi cación a la reglamentación permitiendo que firmas extranjeras contraten a abogados locales, se asocien o fusionen con firmas locales; un representante de una firma sueca que abrió una ofi cina en Rusia; un abogado de Brasil, el país que ha recibido el mayor número de fi rmas extranjeras; y un representante de la India, que es un país que reviste muchísimo interés y está totalmente cerrado para abogados o firmas extranjeras.


-¿Cómo han repercutido en la profesión las restricciones económicas que se están viendo en algunos países de la región? ¿Ha habido una fuga de abogados?


-Evidentemente, hay un impacto muy fuerte en inversiones nacionales o extranjeras. Eso reduce enormemente el volumen de negocios y las firmas indudablemente lo sufren y han debido concentrarse en otros temas legales. Precisamente, vengo diciendo desde hace un tiempo que en América latina tenemos dos códigos postales: uno en el que están domiciliados los países con políticas claras de libre comercio, apoyo a la libre empresa y economía de mercado. Y otro, para países que se orientan a modelos absolutamente retrasados, entre ellos Venezuela, que ha tomado el liderazgo, seguido por Argentina, Ecuador, Bolivia y Nicaragua. Si se ha empezado a ver una salida de abogados de esos países, probablemente sí, pero no en gran medida; porque, seamos claros, no es fácil para un abogado tomar la decisión de irse y empezar a ejercer en otro país, porque la profesión está basada en el manejo de las leyes de cada nación.

La International Bar Association (IBA) fue fundada en 1947 y es la organización mundial más importante de abogados, colegios y barras de abogados. Cuenta con más de 30.000 juristas y cerca de 200 colegios de abogados alrededor del mundo.

Esta es la segunda vez que la conferencia regional de la IBA se realiza en Chile. Antes fue en 2000.

Chile ha postulado para ser sede del encuentro mundial, al que asisten cerca de 5.000 abogados, pero ha sido rechazado en otras ocasiones por no contar con la capacidad hotelera.

Fernando Peláez-Pier es el vigésimo primer presidente de la International Bar Association. Asumió el 1 de enero de 2009, hasta el 31 de diciembre de 2010. Sus áreas de práctica incluyen contratos, fusiones y adquisiciones; banca y fi nanzas; inversiones extranjeras y resolución alternativa de controversias.


La agenda de Santiago
Dos tipos de encuentros habrá entre el 14 y 16 de abril. El primer día será el Bar Leaders Day, en el que los representantes de los colegios de abogados de los distintos países tratarán los temas que los afectan –y único día en que habrá traducción simultánea- mientras que en el segundo y tercer días se realizará el Regional Forum Conference, todo en inglés.

El delegado permanente del Colegio de Abogados de Chile ante el Consejo General de la IBA, Arturo Alessandri, explica que en la primera jornada se abordarán los requisitos para la práctica legal, el monopolio legal de los abogados, si debe ser obligatoria o no la colegiatura y qué ha pasado con los códigos de ética. Este último, precisa, es uno de los temas que más le preocupa, sobre todo después del terremoto en Chile, en que abiertamente se ha visto la instigación al litigio, expresamente prohibido en el código de ética.

El 15 y 16 de abril, la Conferencia Regional incluirá paneles paralelos, para abordar desde temas tributarios, energías renovables, libre competencia y sistemas de delación compensada, hasta el impacto de la crisis en los sistemas de arbitraje y la administración de los estudios de abogados.

Pero no todo será trabajo. Los 15 estudios de Chile que forman el Host Committee ofrecerán un cóctel en la galería Patricia Ready y se organiza una fi esta de clausura, en el Club de la Unión, que promete.

José Almonacid

Contador Auditor Egresado y Titulado de la Escuela de Contadores Auditores de Santiago, Miembro actual del Colegio de Contadores de Chile A.G., Diplomado en Legislación Tributaria en la Universidad Mariano Egaña, Participación en Seminarios de la Reforma Tributaria, Seminario "Nuevos elementos del FUT ejercicios 2015-2016 e Impuesto Único al FUT" y Actualmente, se encuentra enfocado primordialmente en el libre ejercicio de la profesión con énfasis en temas tributarios y contables.