Mirada Internacional: México

Santo Domingo: ¿De cuáles facturas quiere?


Emblemática plaza conocida por propios y extraños como el sitio número uno para adquirir todo tipo de impresiones, tanto legales como ilegales, y otrora como el lugar donde los llamados escribanos se dedicaban a pergeñar cartas para aquellos que no sabían leer o escribir, en Santo Domingo numerosos merolicos salen al encuentro del posible cliente o del mero transeúnte para ofrecer tesis, títulos, cédulas profesionales, pero, sobre todo, facturas apócrifas, un mercado, este último, que ahora el SAT busca atacar a través de la facturación electrónica vía Internet…


Sin embargo, para los impresores de esta colonial plaza los afanes recaudatorios de Hacienda “no serán fáciles de lograr”, pues para ellos “no hay imposibles”…


¿Santo Domingo electrónico?


“Facturas, imprenta, qué necesita, pregunte y se lo resolvemos”, se escucha decir a cada metro, desde que uno se aleja del Zócalo para adentrarse a la calle de Brasil y finalmente llegar a la colonial plaza, donde a pesar de la diversidad de artículos que se publicitan, lo que más se oferta es la factura.


¿De cuáles quiere, de las legales o las nuestras? Responde un joven a mi cuestionamiento de cuánto me saldrán 20 facturas, que son las que supuestamente necesito cubrir “antes de que entre en vigor la nueva disposición fuscal.


Y es que a partir del 1 de enero de 2014 será obligatorio el uso de la factura electrónica por Internet para todos los contribuyentes, sin importar el monto de sus ingresos o tipo de actividad, apunta el SAT en su página de Internet, al abundar que a partir de esa fecha ya no serán válidas las facturas impresas con código de barras, ni los Comprobantes Fiscales Digitales (CFD), por lo que todos deben transitar a la nueva facturación electrónica.


“Los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) que son los que deben adoptar los contribuyentes, están garantizados con la validez del SAT, de manera que no podría darse un Santo Domingo electrónico”, aseguró hace unos días Aristóteles Núñez, jefe del SAT, al afirmar que esto permitirá combatir a los evasores.


“Ya veremos cómo, pero ni modo que se nos acabe el mercado” asegura uno de los miles de vendedores que diariamente ofrecen facturas en este lugar, donde una gran parte de los locatarios admite que este tipo de documentos representa cerca del 50 por ciento de sus ventas totales.


Para Juan, propietario de un local de esta plaza, a pesar de que la mayor parte de su negocio promueve la venta de invitaciones y tarjetas de presentación, sus mayores ventas proceden de la facturación, de modo que admite que sus ganancias podrían bajar a la mitad una vez que entre la nueva disposición fiscal.


Sí, la verdad sí nos afecta. Tendremos que avisarles a nuestros clientes y a lo mejor, no sé, lo que les propondremos es hacerles nosotros el trabajo de entrar y registrar sus facturas. ¡Claro!, pues todo legal, porque va a ser más difícil”, dice.


Otros como Lino, sostienen que “para Santo Domingo no hay imposibles”, así que “ya veremos cómo, pero algo haremos, pues ni modo que se nos acabe el mercado”.


En ello coincide otro joven vendedor, al admitir que Hacienda siempre saca cosas para tratar de frenarlos, “ya ves cuando lo de la facturación con código de barras con la que también nos quisieron afectar, pero igual la sacamos”, aseguró.


Y éste fue el mismo argumento de Carlos, quien señaló que “nos quieren atar de manos pero no van a poder. No han podido, lo intentaron desde que buscaron emitir las facturas digitales con códigos de barra, pero también las sacamos y ahora va a pasar lo mismo, es cuestión de tiempo”.


Pero hay también quienes consideran que esto “no les afectará tanto”, de modo que “no les preocupa”, ya que sus ventas se centran más en otras cosas como sellos, invitaciones, encuadernaciones, tarjetas y, en general, “todo lo que se refiere a imprenta”.


La mera verdad no me preocupa, nuestro mercado es otro y en ese nos estamos enfocando. Si sacan o no la factura electrónica, es un rollo que no me quita el sueño”, comentó, por su parte, Laura.
  

 La nueva facturación


Fue en 2005 cuando comenzó este proceso de facturación de forma optativa (en su versión inicial eran Comprobantes Fiscales Digitales), el cual avanzó en 2011, cuando se dispuso su uso generalizado para los contribuyentes con ingresos anuales mayores a los cuatro millones de pesos, pero con nuevas características: un timbrado (aviso de certificación) electrónico en línea, un folio único y una representación impresa con código de barras bidimensional.


Posteriormente se determinó que para 2014 todos los contribuyentes con ingresos anuales a los 250 mil pesos, debían hacer uso de este mecanismo fiscal, regla que posteriormente cambió y se dispuso para el total de los contribuyentes, sin importar sus ingresos a declarar.


El hecho es que a partir de enero, cada factura electrónica a emitir, debe contar con un sello digital y una firma electrónica, que corrobore su origen y le da validez ante el SAT; una cadena original, que funciona como un resumen del contenido de la factura, y un folio que indique el número de la transacción, que reforzará su validez. Además, se incluye a un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC), que es aquella persona moral que cuenta con la autorización del SAT para validar los CFDI generados por los contribuyentes, asignarles el folio e incorporarles un sello digital del SAT, a quien también debe enviar copia de esas facturas.

“Definitivamente desde mi perspectiva --por lo menos para comprobante fiscal, lo que son facturas--, ya se les acabó el negocio en Santo Domingo, pues aunque ellos digan que encontrarán la forma de resolver este mecanismo, son algoritmos de seguridad mundiales que difícilmente se van a poder violar”, admitió en entrevista el ingeniero José Antonio Alarcón, director de desarrollo de ADA’ware, empresa especializada en la fabricación de sistemas de facturación electrónica.


Según explicó, el CFDI, no sólo será timbrado por el contribuyente, sino también por el PAC y el propio SAT. “Con estos tres timbres, será imposible violarlo”, sostuvo.


Pero lo que persiste en Santo Domingo es la desinformación, pues así como hay quienes sostienen que podrán idear formas para vulnerar este mecanismo, hay quienes piensan todavía que “habrá prórroga”.

“No creo que sea hasta diciembre, imagínese la gente que mandó a hacer facturas por millares”, expresó un vendedor más, al que se unió un tercero que se aventuró a hablar de tres a seis meses de plazo.


De acuerdo con la contadora Claudia Romo, no habrá más prórrogas, pues la disposición viene dándose desde 2011 y el tiempo oficial para acatar la orden y tomar las medidas necesarias, era este año.

“El plazo era 2013 y ya se cumplió, así que no habrá más que acatar la disposición a partir del 1 de enero del 2014”, aseveró.


El mexicano está acostumbrado a dejar todo al final, aunque hemos estado promoviendo el cambio todo el año, el 80 por ciento del mercado lo dejó para noviembre y diciembre, por lo que el trabajo en nuestro caso se disparó 400 por ciento”, concluyó DA’ware.

José Almonacid

Contador Auditor Egresado y Titulado de la Escuela de Contadores Auditores de Santiago, Miembro actual del Colegio de Contadores de Chile A.G., Diplomado en Legislación Tributaria en la Universidad Mariano Egaña, Participación en Seminarios de la Reforma Tributaria, Seminario "Nuevos elementos del FUT ejercicios 2015-2016 e Impuesto Único al FUT" y Actualmente, se encuentra enfocado primordialmente en el libre ejercicio de la profesión con énfasis en temas tributarios y contables.