Mirada Internacional: Alemania

La Unión Cristiano demócrata acusa a Bruselas de atraer inmigrantes parados a su país


La Unión Cristiano demócrata (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel, y sus socios bávaros acusaron hoy a la Comisión Europea (CE) de fomentar la llegada de inmigrantes parados a Alemania, al cuestionar las restricciones vigentes para que los extranjeros accedan a prestaciones sociales. 

En una entrevista que publica el diario Bild, el líder parlamentario de la CDU, Volker Kauder, calificó de "totalmente inaceptable" la postura de la CE, que consideró que no se puede negar de forma general el pago de ayudas sociales a inmigrantes europeos que no hayan trabajado en Alemania ni busquen trabajo. Kauder se mostró convencido de que ello implicaría la llegada al país de muchas personas sólo para cobrar el Hartz-IV, la ayuda económica que perciben, con condiciones, los parados de larga duración en Alemania. "Parece que la Comisión Europea, de nuevo, no ha reflexionado sobre sus posiciones", lamentó.
En la misma línea, el primer ministro del Land (estado federado) de Baviera y líder de la Unión Socialcristiana (CSU), socio de gobierno de Merkel, Herst Seehofer, estimó que la intromisión de la CE socava el apoyo a las ideas europeas. A su juicio, la Comisión actúa en ocasiones sin conocer las realidades sociales de cada país y sus posiciones no hacen sino "echar agua al molino de los eurocríticos".

Muchos otros dirigentes de las filas conservadoras dieron hoy la voz de alarma ante el informe de la CE y todos insistieron en que no se oponen a la libre circulación de trabajadores, sino a la llegada de la que denominan "inmigración de la pobreza", que sólo busca beneficiarse de las ayudas sociales del país de acogida. El debate ha surgido con fuerza en el comienzo del año, tras eliminarse en la UE las restricciones a la libre circulación de trabajadores rumanos y búlgaros.

El Partido Socialdemócrata (SPD), socio en la gran coalición de gobierno que lidera Merkel, ha guardado silencio por el momento, y hoy el presidente del Parlamento Europeo y miembro de esa formación política, Martin Schulz, abogó por hablar de forma "racional, abierta y sincera" sobre la inmigración europea.
En declaraciones al semanario Wirtschaftwoche, Schulz reconoció que no se pueden obviar los problemas que afrontan ciudades en las que viven "pequeñas minorías difíciles de integrar y que no son conscientes de sus responsabilidades".

El informe de la CE se realizó en el marco de un proceso judicial iniciado por una ciudadana rumana que vive en Alemania desde 2010 y a la que se le denegaron las prestaciones sociales determinadas por la ley Hartz IV. Recurrió a la justicia alemana y ésta decidió consultar al Tribunal de Luxemburgo, a donde envió su informe la CE.

El Hartz IV -391 euros mensuales más una ayuda para pagar el alquiler- se otorga en Alemania a parados de larga duración, a personas que no han trabajado nunca o a quienes reciben un salario demasiado bajo que no alcanza a cubrir el mínimo de subsistencia.

Para los extranjeros la normativa contempla una moratoria de tres meses antes de poder acceder a esta prestación y después la restringe a aquellas personas que ya han trabajado en Alemania, a quienes perciben un salario muy bajo y, en algunos casos, a quienes buscan activamente empleo y, según los servicios de empleo, tienen posibilidades de encontrarlo.

José Almonacid

Contador Auditor Egresado y Titulado de la Escuela de Contadores Auditores de Santiago, Miembro actual del Colegio de Contadores de Chile A.G., Diplomado en Legislación Tributaria en la Universidad Mariano Egaña, Participación en Seminarios de la Reforma Tributaria, Seminario "Nuevos elementos del FUT ejercicios 2015-2016 e Impuesto Único al FUT" y Actualmente, se encuentra enfocado primordialmente en el libre ejercicio de la profesión con énfasis en temas tributarios y contables.